Afectaciones de la Perimetral en Sopó

El corredor Perimetral de Cundinamarca considerado en el territorio nacional una obra 4G y cuyo objetivo principal es conectar los departamentos de Meta y Boyacá, permitiendo un recorrido más eficiente; ha generado desde sus inicios inconformidades en varios de los municipios por donde está definido su trayecto, y en Sopó no deja de ser así.

En los sectores de Meusa y Chuscal, principales afectados por la ejecución de la obra, se han venido presentando varias problemáticas derivadas de la intervención en la vía, hablamos con los presidentes de la junta comunal de estas veredas, quienes como líderes han lidiado con las necesidades de la comunidad así como las respuestas inconclusas de las entidades involucradas en la obra.

La señora Lucy Tellez, presidenta de la junta de acción comunal del Chuscal, sector que alberga a cerca de 600 familias,  manifestó gran preocupación por la situación que atraviesa su comunidad, pues son varios los aspectos que se están viendo afectados, entre ellos la inseguridad vial, debido al tráfico de vehículos de carga a altas velocidades;  afectación en la movilidad, ya que el tiempo de trayecto para llegar al centro del pueblo en carro es de aproximadamente una hora; alteración de las fuentes hídricas, están desviando y tapando los causes; daños a la estructura de viviendas, debido a la vibración de las casas al paso de  los vehículos pesados; y la perdida de la tranquilidad para sus habitantes tanto en el día como en la noche a raíz de la ejecución de las obras y el tráfico.

Sector Chuscal

Por otro lado, en Meusa, el señor Luis Guillermo Rodríguez Salamanca manifiesta que la mayor afectación en este sector es el no avance de las obras, teniendo como factor principal la subcontratación, pues como él mismo lo dice “unos tienen alcantarillado, otros tienen los andenes, otros la carretera, y no hay coordinación entre ellos para el trabajo”  lo cual ha generado que las obras se estanquen, afectando los espacios públicos de la vereda, “durante la temporada seca, el sector estaba cubierto de polvo, ahora en época de lluvia todo es un barrial, y la comunidad se ve obligada a transitar por la carrera, debido a que no hay un paso peatonal habilitado, pues el que había fue invadido por material para la obra” asegura Guillermo.

Como segundo punto menciona la ubicación de los puentes peatones, ya que se han asignado dos puntos por parte de la perimetral, estos son Sopó – Meusa antes de llegar al CAI y pasando la escuela de Meusa, puntos con los cuales la comunidad se encuentra en desacuerdo, ya que  considera que en estos sitios no son funcionales.

Sertor Meusa

Durante el avance de la obra, estos dos líderes y sus comunidades han acudido a diferentes entidades, entre ellas las Administración Municipal, Personería, Concejo, han asistido a reuniones con el consorcio y entidades departamentales y nacionales con el fin de manifestar las condiciones en las que se encuentran y encontrar una solución, sin embargo las entidades municipales son solo intermediarios, pues no pueden tomar decisiones frente a la problemática, y por el otro lado parece que los encuentros con las entidades como la ANI, el Ministerio de trasporte y el consorcio POB, se limitan a informar y no conciliar.

Actualmente, a pesar de los encuentros no tienen solución a la mayoría de sus demandas, sin embargo seguirán tramitando cartas, oficios y haciendo visible la problemática que aqueja la tranquilidad y convivencia de sus sectores.

 

 

Acerca de Johana Vargas

Comunicadora social y periodista de la Universidad de La Sabana con énfasis en Comunicación Organizacional y periodismo cultural, cuenta con diplomado en Gestión Estratégica de Comunicación y Mercadeo. Interesada en temas relacionados con el desarrollo y cambio social. Trabajó en Canal Sopó, proyectos de intervención comunitaria con jóvenes en Cazucá y en el municipio de Sopó, se desempeñó en áreas de comunicación en ALFA pisos y cerámica y Claro Colombia. Actualmente hace parte del equipo de El Hablador.