Con Corazón de madre

Ser mamá es un aspecto en la vida que muchas mujeres buscan vivir, sin embargo en varias ocasiones la tarea llega sin esperarla, incluso sin contemplarla. Hoy queremos reconocer ese rol que involucra la crianza, el cuidado y el amor de moldear otro ser, no existe un molde ni un instructivo para ser madre así que compartimos la experiencia de personas que día a día aportan a la formación y protección de otros.

Orlando Gómez Baradona – Microempresario de obras civiles

Desde muy joven Orlando Gómez trabajó para el sustento de otros, pues su madre no contó con un esposo y en su hogar tenía 8 hermanos menores. Añoraba ser padre y fue a los 29 años que llegó a su vida su primera hija, dos años después llegó su hijo menor, aunque en el momento contaba con un hogar estable por distintas circunstancias asumió el rol de madre y padre, “una tarea un poco difícil, pues la vida está muy cara, acá todo es costoso” asegura Orlando.

Cuando se hizo cargo de los niños tenían 5 y 3 años, hoy han pasado 15 años y su vida ha tenido grandes cambios, como pasar de ser empleado a microempresario, esto con el objetivo de pasar mayor tiempo con sus hijos, reconoce la falta de una figura femenina pero es enfático al decir “dicen que la mujer es el sexo débil pero ellas son capaces de sacar los hijos adelante, entonces nosotros como hombres también podemos hacerlo o ¿sacamos pecho solo para exigir, mandar y pagar cuentas?”

 

 

Pilar Torres – Animalista

Pilar es madre de un menor de 8 años, además del inmenso amor por su hijo se considera una madre perruna, pues ha desarrollado un gran amor por los animales.

En el momento tiene 6 mascotas adoptadas, pero en ocasiones llegan a ser 8 o 10, pues también es hogar de paso para algunos peludos, adicionalmente es voluntaria en Voz Animal, fundación que cuenta con cerca de 68 caninos rescatados. Al igual que con un hijo es difícil asumir el cuidado de un ser indefenso pero con el amor de madre los saca adelante. Es difícil entregarlos en adopción, pues como dicen los hijos son prestados, y después de un proceso de recuperación y cuidados la tarea es buscarles hogar y finalmente entregarlos es doloroso.

“Debemos luchar por estos seres sin voz, muchas veces solo requieren un poco de amor, dejemos el miedo a un lado y actuemos para ellos.” Es la invitación que deja esta mamá perruna.

 

 

Nancy Cortes, coordinadora proyectos sociales

Para Nancy su hija llegó por cosas del destino, pues a partir de una llamada y su amor por servir asumió junto con su esposo la crianza de una niña. Aunque contemplaban la posibilidad de ser padres, su vida era trabajar, viajar y conocer, pero hoy no duda al afirmar que tuvieron un cambio positivo y se ha convertido en una maravillosa experiencia.

Asumir el rol de madre de un día para otro fue difícil, ya que como ella lo dice “fue un proceso muy diferente a cuando uno engendra y tiene nueve meses para asimilar la situación. Además ella tiene síndrome de down, entonces también fue entender su condición, aunque para nosotros no fue terrible, incluso eso fue lo que nos  enamoró” su aprendizaje se basó en las experiencias familiares y orientación de su madre. Los cambios fueron muchos, pero Nancy se encargó de organizarse y priorizar el cuidado de su hija.

“Tener hijos bien sea adoptados, o biológicos, no significa dejar a un lado los sueños, ni las metas, simplemente es necesario planear mejor las cosas e incluirlos, pues ellos van a ser el motor para lograrlo”

 

 

Carolina Lesmes Ospina – Madre Joven – Diseñadora y empresaria

Cuando Carolina se enteró que iba a ser madre se encontraba terminando sus estudios de aerografía, “al notar que estaba embarazada sentí muchos nervios, pues estaba muy joven pero en ese momento tenía una relación estable, lo cual fue el soporte para sobrellevar y asumir el embarazo” comenta.  Ser mamá era un aspecto que contemplaba, sin embargo no lo consideraba tan pronto, pero rápidamente  el sentimiento de maternidad la embargo y su hijo ya estaba incluido en sus sueños, planes y proyectos, incluso se convirtió en el motor de Coraline, una empresa de moda que como asegura Carolina, nació junto a su hijo.

“Lo mejor de ser madre es sentir ese amor incondicional, es algo que solo sientes  cuando eres madre”

Acerca de Johana Vargas

Comunicadora social y periodista de la Universidad de La Sabana con énfasis en Comunicación Organizacional y periodismo cultural, cuenta con diplomado en Gestión Estratégica de Comunicación y Mercadeo. Interesada en temas relacionados con el desarrollo y cambio social. Trabajó en Canal Sopó, proyectos de intervención comunitaria con jóvenes en Cazucá y en el municipio de Sopó, se desempeñó en áreas de comunicación en ALFA pisos y cerámica y Claro Colombia. Actualmente hace parte del equipo de El Hablador.