El mejor juguete para un niño es la imaginación

Ninos de sopo

El pasado 30 de abril se conmemoró en todo el territorio una de las fechas más esperadas para los niños y las niñas y en el marco de esta celebración, resaltamos la importancia de una de sus actividades preferidas, jugar. Y es que quién no han jugado golosa, lazo o escondidas? estos juegos que trascienden en el tiempo traen consigo recuerdos inolvidables para todos, pero el tema de jugar va más allá, podemos determinar nuestra actitud, nuestras emociones y descubrir nuestros talentos.

El juego es algo que es inherente al ser humano y es un proceso de exploración del entorno, conexión con los sentidos, conocimiento del cuerpo y del mundo en general. Hablamos con la fonoaudióloga Silvia Maldonado quien además de promover el derecho y valor de las mujeres, ha dedicado gran parte de su conocimiento a la implementación de actividades que aportan al desarrollo de los niños y nos contó la importancia, implicaciones y clases de juego. “Es una herramienta muy poderosa en la construcción de las relaciones humanas y los vínculos afectivos, una de sus características principales es que cuando los niños y los adultos juegan están al mismo nivel respetando las reglas, retroalimentando conocimientos y entendiendo al otro, además no hay excusas para no jugar pues el mejor juguete para un niño es la imaginación”. Afirma la fonoaudióloga.

Para cada una de las etapas de crecimiento de los niños, existen 3 tipos de juego de acuerdo a su edad y capacidad cognitiva.

En la gestación
El desarrollo inicia en el trato y atención que se les brinda desde la gestación con cantos que estimulen sus sentidos.

Ximena gestante sopo

“El bienestar de mi bebé va más allá de alimentarme bien y tener hábitos saludables y por eso lo estimulo emocionalmente, le hablo, le digo qué estamos haciendo, le canto, lo hago sentir desde ya parte de mi familia y me comunico a diario con él”

Ximena Torres
7 meses de embarazo

1. Juegos de ejercicio
De los 0 a los 2 años se realizan juegos con la exploración del cuerpo para desarrollar el tacto, la vista y el oído. “Este dedito compró un huevito, este lo cocinó, este le echó la sal, éste lo peló y este pícaro gordito se lo comió”

Alejandra niños sopo

“Juego con mi hija a partir de personificaciones que hago frente a ella para que aprenda los sonidos y características de los animales, con esto ella va identificando lo que está a su al rededor y va aprendiendo un poco del mundo”

Alejandra Buitrago
Mamá de Maria José
2 años

2. Juegos simbólicos y de construcción
De los 2 a los 7 años los niños explotan su imaginación para elaborar cosas con elementos de la cotidianidad, imitando el mundo exterior a partir de lo que ven y lo que han vivido.

Sofia niños sopo

“Una de las cosas con las que más me gusta jugar es con mi bicicleta, porque puedo hacerlo con mis papás y compartir con ellos, esa es mi parte favorita”

Sofia Parra
6 años

3. Juegos de reglas
De los 7 años en adelante los juegos de reglas y definición de roles ayudan al desarrollo de las relaciones interpersonales.

Valentina niños sopo

“El juego que más recuerdo de cuando era pequeña era el cauchito, saltaba con mis amigas, nos divertíamos y nos esforzábamos cada vez por ganar y llegar más lejos, este juego nos unía mucho”

Valentina Cuestas
12 años

¿Por qué es importante jugar?

• Conocemos el mundo.
• Construimos vínculos afectivos.
• Nos relacionamos con los demás.
• Conocemos nuestro cuerpo desde lo físico y lo emocional
• Desarrollamos empatía.

“Deberíamos jugar mucho si quisiéramos que Colombia algún día sea un país más justo y equitativo, porque jugando aprendemos a vivir y convivir. El juego es una herramienta para construir la empatía que es una de las características básicas de la inteligencia emocional”. Silvia Maldonado.

Acerca de Katherine Garzón Hernández

Participó por 5 años en la escuela de formación artística Recrearte, vinculada al área musical. Actualmente adelanta estudios de comunicación social en la universidad INPAHU. Hace un año forma parte del equipo de trabajo del periódico El Hablador.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados son necesarios *

*