Soposeños, nos vieron la cara

Las pataletas politiqueras nos han entretenido tanto que hemos dejado pasar debates que se meten directamente con nuestro bolsillo. Este es el caso del Acueducto de Sopó que ha sido sin lugar a dudas uno de los temas más polémicos en los últimos años, sin embargo, estrategias ignorantes disfrazadas de “populares” han desviado el debate a “una pelea política”.

“Es que como este alcalde no se quiere con el otro, le quiere dañar lo del acueducto” era uno de los comentarios más populares cuando el tema se trataba, un comentario que era resultado de la manipulación del discurso y la desinformación de personas que desviaron el debate a asuntos personales. Esta idea que se llevaba de tienda en tienda, de esquina a esquina, nos distrajo de la respuesta a una pregunta importante: ¿En qué se gastaron nuestra plata?

Este no es un tema de odios y amores políticos, hicieron con nuestros recursos públicos lo que se les dio la gana, y nosotros lo único que hicimos fue seguirle la cuerda a todo comentario de perfil falso en Facebook, continuar creyéndole a personas que se aprovecharon de un cargo para su beneficio. Jamás vimos todo lo que estaba detrás de los imponentes tanques que frente a nuestras narices se construyeron, es más, ni siquiera vimos lo que se llevó por delante este proyecto.

Este no es un tema del Alcalde de turno, es un tema de nosotros como comunidad seamos del partido, rojo, verde, azul, morado etc. Nuestros recursos no deben ser tratados como un tema tan ligero como chismes de pasillo, deben ser tratados con la importancia que se merecen porque son nuestros.

Ojalá que aprendamos la lección y no sigamos haciendo eco de estrategias de la más aberrante politiquería. Informémonos, y exijamos. Si vamos a debatir la ideología de este o aquel hagámoslo con argumentos, no comamos más cuento de algunos que buscan seguir tapando sus acciones con escándalos amarillistas y ofensivos, esto es tratarnos de brutos.

 

Explicación sobre las medidas de los entes de control respecto al tema del Acueducto.

Acerca de Juanita Ramos Ardila

Soposeña. Con estudios de Periodismo y Opinión Publica de la Universidad del Rosario. Trabajó durante casi 5 años en los medios comunitarios del municipio, como Sopó Tv y El Hablador. Participó en el proyecto periodístico y social Código de Acceso de la Casa editorial El Tiempo. En 2010 dirigió el programa de opinión Charlemos, nominado a mejor programa comunitario juvenil a nivel nacional. Trabajó en la Alcaldía Sopó lo Construimos Todos en el área de juventud liderando el proyecto Colectivos de Comunicación. Perteneció como periodista a la Unidad Nacional de Protección entidad adscrita al Ministerio del Interior. Actualmente es redactora política en la agencia de noticias de Colombia, Colprensa y es integrante del grupo Espacio Teatral en donde se encarga del área de comunicaciones y del apoyo en la construcción de textos para teatro.

2 comentarios

  1. Este asunto nos tiene consternados a muchos pienso que la politiquería y el rose entre partidos son el cáncer que afecta el desarrollo de un pueblo, como es posible que un proyecto de esta envergadura se maneje de una forma tan mediocre e irresponsable, esperemos que esta administración pueda hacer algo y obligue a los directamente responsables a responder por el proyecto, debemos estar atentos y esperamos que a través de este medio se haga el seguimiento a este proceso.

  2. José Ignacio Giraldo

    La corrupción, ese cáncer que nos mata lentamente. Espero que todos los implicados devuelvan hasta el último peso, y reciban su castigo político, administrativo y judicial de manera ejemplar.

    La presente administración ha demostrado que si es posible manejar los recursos públicos de una manera transparente y honesta, recursos que como bien dice nuestro amigo Mokus, SON SAGRADOS.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados son necesarios *

*