“Esto estaba planeado, ellos iban a cerrar el hogar al precio que fuera”: Paola Franceschi

Paola Franceschi fundacion niños

El pasado jueves 4 de agosto, la Asociación Hogar Niños por un Nuevo Planeta ubicada en el municipio de Sopó, fue sellada tras dos denuncias recibidas por la Comisaría de Familia, por supuestos casos de maltrato infantil. La Administración municipal realizó un allanamiento al lugar hacia las 3:40 a.m. en compañía de la Policía, la Comisaría de Familia, la Personería Municipal y la Sijín, denunciando hacinamiento, alimentos dañados, maltrato y abusos a los menores. Funcionarios aseguran tener vídeos que prueban los maltratos y testimonios de los niños que vivían en el centro. Por su parte, Paola Franceschi directora de la Asociación, denunció irregularidades en el procedimiento de los funcionarios y aseguró que se trata de una persecución por parte de la Administración Municipal. En entrevista con El Hablador la directora aclara varios de los puntos por los que hoy la fundación se encuentra cerrada y plantea las razones por las que dice, se trata de una persecución “A pesar de las denuncias anónimas, hay un protocolo para hacer un allanamiento y se violó desde todos los puntos” explica.

¿Porqué asegura que se trata de una persecución?
Desde nuestra llegada el 23 de diciembre de 2013 a la finca la Esmeralda, tuvimos dificultades por las denuncias que realizaban personas que no nos querían, quien más se oponía a nuestra labor fue la concejala de ese año Maria Eugenia Reyes, quien mencionaba que pasaban cosas horribles, que casualmente son las mismas cosas que esta administración argumenta. El exesposo de ella era quien siempre nos rompía con cuchillo la polisombra, hasta el punto que nos tocó poner una demanda, el ICBF entró a investigar y se dieron cuenta que se trataba de una persecución y nos otorgaron la licencia de la sede por dos años.

¿Ha tenido contacto con la Alcaldía desde su llegada al municipio?
La anterior administración nos dijo que si cumplíamos con la norma no tendríamos inconvenientes de funcionamiento y somos una organización cumplidora, porque sabemos que detrás de eso los niños están aprendiendo a ser persistentes, ordenados y correctos. Los años anteriores cada que llegaba una queja a la Secretaría de Salud o la Comisaría, hacían visitas de verificación y no encontraban nada grave como para cerrarnos, ellos llegaban y hablaban con los niños y siempre lo hacían en horas laborales, la vez que llegaron más temprano fue a las 6 a.m. para comprobar que los niños tenían como bañarse. Cuando llegó ésta administración pasamos una carta de presentación de nuestra fundación. Yo pedí una cita para hablar con el señor alcalde a finales de enero para que nos conociera y voluntariamente mostrarle lo que hacíamos. Nunca recibimos una respuesta, durante estos 8 meses, lo único que recibimos fue silencio y pensamos que no nos iban ni a querer ni a afectar.

Entonces, ¿éste año no hubo intervención por parte de la administración?
Nunca nos hicieron un seguimiento, la última visita que tuvimos de la alcaldía fue en diciembre de 2015 para que ICBF autorizara que la fundación se trasladara a la segunda sede y nunca nos hicieron una notificación previa, si ellos tenían serios indicios que la casa o el lote no cumplían, tenían el derecho y el deber de visitarnos, pero podían haberlo hecho a las 9 a.m. y no a las 3 a.m. como lo hicieron de manera infame. La alcaldía aduce que el allanamiento se dio porque era con fines de rescate y cuando uno hace eso es porque imagina que hay agresiones con los niños en ese momento y no fue así, no habían niños gritando ni pidiendo auxilio, encontraron una casa dormida, la medida fue un exceso, no sé si estaban rescatando niños o violentando niños.

¿Por qué menciona que la medida fue en exceso?
El allanamiento fue a las 3:40 a.m. llegué a la finca a las 4:20 y no me dejaban entrar, habían más de 50 policías, muchas personas de chaqueta amarilla, yo quiero que se imaginen lo que pudo haber sentido cada niño cuando llega mucha policía a despertarlos con linternas en la cara y les dicen que el hogar se está cerrando y necesitan que hablen de maltrato o los van a llevar a un hogar en Bienestar Familiar o a un lugar donde nunca van a poder ver a sus familias. El 50% de los niños eran menores de 8 años y estaban descalzos, unos se hacían pipí y popo en los pantalones. A los niños los estaban interrogando en una terraza que tenemos con sillas al aire libre y éstas mujeres les decían – nos los vamos a llevar porque el hogar se cerró y nos dicen ya cómo los maltrataban – Como psicóloga sé que uno no puede hacer ese tipo de preguntas cuando hay indicios de maltrato y no hay certeza. En el hogar había mucho desorden y me explican los niños que las personas de chaquetas amarillas y los policías habían votado las cosas y habían roto los cajones. Cuando entro a la cocina encuentro leche tirada por todos lados, destruyeron alimentos que vencían en marzo de 2017 y 585 bolsas de leche en polvo que nos había regalado Fedegan. Los funcionarios sacaban un polvo blanco que tenían bajo las chaquetas y se la echaban encima a los productos, explotaron los huevos y tomaban fotos de eso, esas son las que están mostrando ante los papás y los medios de comunicación.

¿Violaron los derechos de los niños?
Si, los niños hoy están sin colegio, están sin comida, sin espacio de amor, ni ellos ni sus papás quieren que estén donde están. Además esa noche uno de los policías le estaba diciendo a los niños que les iba a pegar tiros si se trataban de volar, habían niñas debajo de la cama porque no se querían ir, a algunos se los llevaron a la fuerza, los más pequeños estaban empacando los cuadernos porque las doctoras les habían dicho que se irían a comer tamal y luego al colegio, los más grandes y algunas mamás se opusieron a irse y les autorizaron que se quedaran. Se los llevaron a la escuela Policarpa, donde estuvieron todo el día. El niño menor era de 1 mes y medio y la mayor de 19 años quien ya está en la universidad, el 50% eran menores de 8 años, ellos fueron muy enfáticos en decir que se sintieron agredidos por la administración de Sopó y especialmente por las comisarias quienes les decían a los papás que les entregaban a los niños, pero que no querían volver a verlos en Sopó.

¿Por qué dice que se trata de un procedimiento irregular?
Nos han allanado 3 veces en un mes y siempre a la madrugada, no entiendo porque llegan a esa hora. El día del allanamiento la secretaria de Gobierno me dice que quien está a cargo es la Comisaría de Familia, cuando le pregunto a la doctora Wittingham si tiene una orden para hacer esto me dicen que si, pero nunca me la enseña. Desde que ellos entraron exigí que estuviera Bienestar Familiar y la doctora me asegura que ella es la máxima autoridad y que está por encima del ICBF. La Secretaría de Salud no nos ha querido abrir la casa para los arreglos que se requieren, hubo una clara intención de la alcaldía para no ayudar, sino entorpecer y perseguir. También la Secretaría de Ambiente Natural nos sella el pozo séptico sin ser la autoridad competente, porque quien lo debe hacer es la CAR. La personera del municipio mandó a quitarle los celulares a todas las personas que estaban grabando lo que sucedía y borraron todo, los devuelven hacia las 5:30 a.m. con la condición que no podemos grabar porque era un delito, lo cual no es cierto. Empiezan a llamar a los papás de los niños y los reúnen en la casa de la cultura, a esa reunión no nos dejaron entrar y algunos papás que se paran a defendernos los sacan del sitio, hay otros dispuestos a denunciar porque son casualmente los que están denunciados por nosotros. Ellos no saben a quién le están entregando los niños. A las funcionarias les di datos específicos de casos en los que no podían devolver niños porque sus agresores son los padres o familiares. Yo sabía que entregarlos a sus familias era garantizar que iban a ser violentados o asesinados. Tengo conocimiento de casi todos, pues tanto los líderes de los barrios como los mismos niños nos han llamado a contarnos como están, pero 4 de ellos no se han puesto en contacto con nosotros, no sabemos qué les pasó.

¿Quiénes son las personas que denunciaron los maltratos?
Dos semanas antes del allanamiento llega una persona que había sufrido la violencia por parte de las FARC, ella llega en estado de embarazo producto de una violación y con dos niños enfermos, es la misma que aparece dando declaraciones falsas en la entrevista a uno de los noticieros. También sé que es ella quien denuncia ante la comisaría de Sopó porque cuando entraron a allanar, fueron directamente a su cama, la sacaron con sus niños, la montaron a un patrulla y se la llevaron escoltada a una oficina diferente de la que están el resto de los niños.

¿Y las pruebas?
Hasta ahora no conocemos los vídeos con lo que supuestamente denunciaron las agresiones, realmente no existen, con esas pruebas ya nos hubieran judicializado y entonces ¿porqué no lo han hecho? por qué los medios no mostraron tapando los rostros, esos supuestos vejámenes.

¿En cuánto a los niños con problemas de salud?
Nosotros tenemos la obligación de tener una bitácora para el seguimiento de la salud de los niños, ellos tienen una póliza de salud y pertenecen a una IPS. Nosotros tenemos el paso a paso del registro de las visitas al médico de la niña que sufrió desprendimiento de retina, ella llegó directamente remitida por el ICBF en mayo de este año y venía por un tema de desnutrición muy fuerte, casi no caminaba y su problema de desprendimiento de retina fue producto del maltrato al que fue sometida antes de llegar al hogar. La cirugía estaba programada para finales de septiembre, aquí están todos sus papeles.

¿Cómo ha sido la relación de la Fundación con la comunidad?
Los niños en un principio eran discriminados por su situación de vulnerabilidad y sus agresiones físicas y psicológicas, aún así ellos demostraron que eran personas que podían ser felices y normales. En los colegios el panorama tampoco fue bueno, los padres se mostraban en un principio preocupados por la desinformación, pero con el pasar de estos años han aprendido a conocernos. El regalo más grande para nosotros ocurrió el 24 de agosto cuando la comunidad estudiantil del colegio CEIS se unió para no permitirle a la alcaldía sacar a los estudiantes de la institución, quienes se los querían llevar irregularmente. Ese día el pueblo pudo visibilizar un poco lo que estaba ocurriendo, porque nos han llamado a decirnos: ‘si eso ocurrió a plena luz de día, no imaginamos lo que ocurrió a la madrugada del 4 de agosto’

¿Qué sigue para la fundación?
La pelea penal se va a dar, porque esto es un tema de dignidad y vamos a defender a los niños que violentaron en Sopó, tenemos testimonios de los ellos mismos e instauramos las denuncias de todo lo que ocurrió, estamos esperando que las autoridades competentes empiecen a investigar. Confío que haya justicia a pesar de lo que está pasando y que se empiece a hacer una investigación juiciosa y revelen estas irregularidades y el montaje que están haciendo.

El pasado viernes 16 de septiembre, el ICBF emitió un comunicado informando la cancelación de la licencia para la Fundación, esto como resultado de las situaciones advertidas durante las visitas de inspección realizadas por el ICBF, entidad que no se ha manifestado por razones de reserva.

Acerca de Katherine Garzón Hernández

Participó por 5 años en la escuela de formación artística Recrearte, vinculada al área musical. Actualmente adelanta estudios de comunicación social en la universidad INPAHU. Hace un año forma parte del equipo de trabajo del periódico El Hablador.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados son necesarios *

*